40 años de CVNE y Zalacaín

dsc_1404 retocada
Cune Reserva Zalacaín - Postre de quesos y fruta elaborado por Restaurante Zalacaín en CVNE.

 

CVNE y Zalacaín cumplen 40 años de la mejor relación desde que comenzaran a colaborar para fusionar gastronomía y enología en un solo proyecto: elaborar un vino único disponible para completar la experiencia Zalacaín a sus comensales.

Ayer 8 de julio se dio a conocer el vino que ambas marcas han elaborado esmeradamente durante los últimos 4 años y se presentó la añada 2015 de Zalacaín. Nos han acompañado en tan hermoso día Carmen González (Directora de Zalacaín), Raúl Revilla (Sumiller de Zalacaín), María Urrutia (Directora de Marketing de CVNE) y María Larrea (Enóloga jefe de CVNE), además de periodistas invitados para tal evento. Conocieron las instalaciones donde este vino tan especial ha fermentado, así como envejecido en barricas nuevas para conseguir el balance entre matices de fruta y madera que tanto gusta.

dsc_1349 retocada

Raúl Revilla explica las bondades de Zalacaín Reserva 2015

Los visitantes llegaron a las 11:30 aproximadamente en su viaje en tren desde la estación de Chamartín en Madrid y han podido descubrir el encanto de una bodega centenaria como CVNE y el cariño de un trabajo artesanal que llevamos ejerciendo durante 140 años desde que se fundara en 1879. Tras una experiencia tan enriquecedora, se ha presentado el proyecto que conjuntamente han llevado a cabo CVNE y Zalacaín: un vino con el que sorprender y agradar a los comensales que eligen el restaurante Zalacaín para deleitar sus paladares. Los asistentes han conocido de primera mano el viñedo de donde proceden las uvas con las que se elabora el vino Zalacaín de mano de la propia directora técnica de CVNE (María Larrea), quien les explicó las características particulares del mismo.

El día ha transcurrido con la alegría propia de un trabajo satisfactorio, con el gesto tranquilo de una colaboración tradicional y la seguridad que siempre aportan marcas de tanto prestigio sobre el mundo de la gastronomía y la enología.

 

dsc_1389 retocada

María Larrea, Carmen González, María Urrutia, Juan Carlos Yuste y Raúl Revilla

Brindamos por estos 40 años juntos y por los próximos que vengan, calidad y respeto siempre van de la mano.

Comer en Zalacaín, estamos convencidos, es una vivencia que no hay que dejar escapar. Tener el placer de degustar un vino único acorde a su misma filosofía, un privilegio.

dsc_1413 retocada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los guardaviñas: el recuerdo arquitectónico del viñedo riojano

guardavias blog

Los guardaviñas, símbolos arquitectónicos rurales típicos de La Rioja.

 

¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Qué valor tienen y por qué se crearon?

No son muchos los que quedan y algunos han desaparecido en los últimos años. Cuidarlos puede salvar un elemento rural tan típico como interesante.

 

¿Qué son?

Los guardaviñas son construcciones de piedra circulares y también se conocen como "chozas" o "chozos". Se construían con piedras mayormente planas y poca argamasa, apilando circularmente cada vez más concéntricas según se elevaba en altura para crear una falsa cúpula.

 

¿Para qué sirven?

Para muy poco en la actualidad, aunque originalmente tenían una función indispensable para el trabajo en el viñedo. Se utilizaban como refugio de agricultores y como almacén de algunas herramientas, lo que permitía al viticultor ocuparse de sus tierras con agilidad. También fueron utilizados como puestos de Guarda de Campo para vigilar las cosechas, de ahí su bonito nombre "guardaviñas".

 

¿Qué valor tienen y por qué se crearon?

La aparición de estas construcciones coincide con la llegada de la filoxera (esa plaga que afectó tantísimo al viñedo europeo). El aumento de venta de vino riojano al mercado francés provocó la introducción de nuevos métodos de trabajo en la viticultura, por lo que se elevaron estos pequeños refugios. Su valor actual es histórico, artístico y tradicional, ya que su función original está en desuso. Sin embargo, no debemos menospreciar estos valores menos intangibles. Otorgan al paisaje riojano una riqueza estética que pocos lugares poseen, mantienen viva una llama oral y escrita del tiempo en que Rioja se hizo con un nombre que llega a nuestros días y permite al visitante reconocer un trabajo que pertenece a una región.

Hay 68 guardaviñas localizados en La Rioja, aunque algunos han ido desapareciendo en los últimos años.

 

El viñedo ya empieza a brotar en 2019

dsc_0602 retocada

2019 ya ha comenzado a dar sus primeros pasos en lo a que ciclo vegetativo se refiere. 


Si hace unas semanas veíamos llorar al viñedo, estos últimos días hemos visto cómo está brotando rápidamente. Las tímidas hojas han desplegado colores francamente bonitos y los verdes ya brillan en todo el paisaje de Rioja.

Este año viene con novedades y curiosidades climatológicas frente a años anteriores. No es posible hacer predicciones aún, aunque sí podemos valorar los datos hasta ahora recogidos. Se trata de una añada temprana hasta la fecha. Las altas temperaturas han llevado al viñedo a comenzar su ciclo un poco antes de lo habitual. Asimismo, las lluvias influyen de manera decisiva en la producción y este año las precipitaciones han sido muy escasas, casi la mitad de lo que había llovido en 2018. Es aún primavera, lo que nos hace pensar que aún vendrán esas lluvias tan anheladas por los agricultores, aunque es necesario que se produzcan poco a poco y sin torrentes que arrasen el terruño. Por este y otros motivos, cada cosecha es una aventura que puede verse afectada por muchísimas características.

De momento, muchas de nuestras viñas se encuentran en estedo fenológico E y F, es decir, que las hojas ya están extendidas y algunos racimos son visibles. No todas las viñas florecen y cambian su estado al mismo tiempo, pues cada terreno tiene sus propias circunstancias (tipo de suelo, altitud, orientación, edad, etc.), por eso no se habla de Rioja con una sola descripción.

Seguimos atentos al desarrollo de nuestras viñas, es una etapa preciosa para acercarse al campo y hacer fotos así que si aún no conoces la zona, no esperes más y ven a visitarnos. Te enseñaremos todo lo referente a la historia del vino en el corazón de los vinos de Rioja.

 

 

 

 


Razones para elegir Magnum

dsc_0823 recortada y retocada psd

Las botellas de vino en diferentes tamaños influyen a la hora de comprar, ¿sabes por qué?

 

En ocasiones el tamaño sí importa y éste es un buen ejemplo de ello. El tamaño típico en Rioja es el de la botella de tres cuartos, que equivale más o menos al vino que se extrae de un kilo de uvas. Sin embargo, cuando vamos a comprar un vino encontramos botellas de diferentes tamaños. Más grandes o más pequeñas, muchos suelen pensar que se trata sólo de la cantidad de vino en su interior, pero hoy explicamos qué diferencias tiene elegir una botella de litro y medio, es decir, tamaño Magnum.

 

Primero, los beneficios técnicos, luego el gusto estético.


Una botella con mayor cantidad de líquido en su interior se verá menos afectada por la fluctuación de temperaturas o humedad del exterior, por lo que a más cantidad de vino, menos cambio. Esto quiere decir que, en principio, se conservará en mejores condiciones una botella de Magnum si la sometemos a los mismos cambios que una botella normal.

Además, hemos de recordar que el vino en la botella sigue evolucionando a través del único elemento poroso que le permite respirar: el corcho. Por raro que parezca a simple vista, el corcho admite un intercambio minúsculo de oxígeno entre el interior de la botella y el exterior, por lo que la calidad de éste influirá en la calidad del vino que vayamos a guardar un tiempo. Pues bien, la apertura por la que el vino va a respirar tanto en botella de tres cuartos como en magnum es casi la misma. Esto nos indica que la evolución resultante de nuestra guarda en botella será más leve, y por lo tanto, más lenta en un tamaño mayor. En casos de vinos de Reserva o Gran Reserva es muy buena idea elegir botellas Magnum.

Y finalmente no debemos olvidar el gusto de presentar una botella de semejante tamaño en una mesa de celebración. Si vamos a gastar dos botellas, es preferible la equivalente Magnum, ya que, además de los beneficios citados, otorgará a la mesa una presencia estética preciosa. Incluso a la hora de servir, lucirá mucho más vistosa una botella de mayor tamaño.

Si quieres saber más sobre tipos y tamaños de botellas, haz click aquí.

 

Compra tu vino favorito, pero en tamaño Magnum, en nuestra tienda online.

 

 

 

 

 

 

 

 


Página 1 de 36

You are here: Inicio