¿Rosado o clarete? Lo explicamos.

Rosado_terraza_low_Cortada

Por fin una respuesta que despeja las dudas.

Hay dos técnicas diferentes que nos permiten diferenciar entre dos vinos distintos: rosados y claretes. La duda popular nace del nombre francés de "claret" que se ha visto derivado en lo que hoy muchos conoce como "clarete", pero ¿es ese su único significado?

Hoy veremos esta duda solventada. Empezamos con una definición básica de cada vino.

 

¿Qué son los vinos rosados?

Llamamos rosado al vino para el cual utilizamos, generalmente, una sola variedad de uva (tinta) y en cuya fermentación alcohólica no utilizamos las partes sólidas de la uva: hollejos y pepita.

Estos vinos pueden elaborarse por dos métodos: por sangrado o prensado directo.


En el segundo caso, el prensado directo es el que se produce a la entrada de la uva en bodega y se obtiene algo de color por el propio prensado, pues el hollejo de la uva tinta cede parte de su pigmentación al mosto. Sin embargo, para obtener un rosado de mayor calidad es más aconsejable el método del sangrado. En este proceso las uvas ya despalilladas pasan a un depósito en el que maceran unas horas y los hollejos, así como las pepitas, se separan naturalmente dejando el mosto en la parte inferior, ya que es más denso. Esta maceración no sólo aporta color rosáceo, sino que mantiene unos precursores aromáticos que otorgan al vino mayor perfume frutal.

Lo que se conoce como "sangrado", para que nadie se asuste, es la operación que consiste en abrir el depósito desde abajo y permitir que el mosto, que ya ha adquirido ese color característico, salga por gravedad. Es el caso del Cune Rosado, un vino elaborado con un 100% de tempranillo y macera entre 12 y 24 horas dependiendo de la añada.

 

¿Qué son los claretes?

Es curiosa la confusión que afecta a muchos con respecto a este término. La palabra "claret" originalmente proviene del francés, donde hace muchísimos años se plantaba y cosechaba la uva tinta y la blanca a la vez y se fermentaba todo junto. Esa palabra derivó en nuestro país a lo que más se parecía, "clarete", que además coincidía con que esos vinos eran algo más claros que los tintos al uso. Por esta coincidencia y por la adaptación tradicional de cada región, en varias localidades riojanas se comenzó a hacer un vino con diversas variedades, blanca y tinta, que tenía un color muy suave y delicado. Para la obtención de tales caldos se hacía uso de toda la uva, incluyendo las partes sólidas como los hollejos. Esta es la verdadera diferencia técnica frente a los rosados: el uso de las partes sólidas en la fermentación.

Aunque sea difícil desterrar completamente el equívoco, ahora nos queda claro cual es la diferencia para poder evocarlo en alguna conversación sobre vinos. También se conoce a estos claretes como rosados provenzales, aunque se han elaborado tradicionalmente en pueblos de La Rioja como San Asensio, Hormilla o Cordovín.

 

*Una curiosidad:

No todos los vinos rosados tienen ese potente color ni todos los claretes han de ser tan pálidos. El ejemplo perfecto es el Viña Real Rosado, que cuenta con 75% viura (blanca), 15% tempranillo (tinta) y 10% garnacha (tinta), pero que no fermenta junto a los hollejos y por lo tanto sigue siendo un rosado y no un clarete.

¿Quieres probar el Cune Rosado? Fruta, frescura y atractivo color. Haz click aquí.

¿Quieres probar el Viña Real Rosado? Delicadeza, finura y elegancia. Haz click aquí.

cune-rosado.jpgvina-real-rosado.jpg

5 trucos para entrenar tu olfato.

Captura_de_pantalla_2018-05-09_a_las_11.41.44

 

Cómo catar un vino: aprende a utilizar tu nariz con estos sencillos trucos.

Si bien casi todos reconocemos algunos aromas o nos gusta disfrutar de la gastronomía, no todos percibimos igual. Aprender a degustar un vino requiere entrenamiento, pero siguiendo unos fáciles pasos puede resultar muy sencillo a la par que divertido. Y lo más importante: cuanto más desarrollemos nuestros sentidos, más disfrutaremos de nuestros vinos y platos. Practica, siente, vive al máximo con nuestros trucos:

 

1. POCO Y AGITADO.

Lo primero de todo es servir poca cantidad en la copa y airear el vino para que se oxigene y libere todos sus aromas lo máximo posible. De este modo conseguiremos que, al mover la copa, el vino se abra poco a poco y desprenda sus compuestos volátiles, es decir, los aromas. Recuerda que un vino quieto no desprenderá ni la mitad de aromas que conseguimos si lo agitamos.

 

2. ORDEN Y CONSCIENCIA.

Es fundamental comenzar a oler con la nariz tapada, a través de la boca, para oler por vía retronasal. Posteriormente oler por la nariz con la boca tapada. Este orden, acompañado de un ejercicio consciente reforzará la conexión entre nuestro olfato y nuestro cerebro. Fortalecer las conexiones implicadas en el sentido del olfato será la clave para ampliar nuestra capacidad olfativa.

 

3. ASOCIACIÓN: TRUCO DE LAS FAMILIAS.

Al principio siempre es difícil identificar el olor que te parece reconocer, por lo que es recomendable no volverse loco buscando el descriptivo exacto, sino asociarlo a una familia de aromas. Las familias aromáticas más importantes del vino son: Floral (rosa, violeta, flores blancas, jazmin o geranio), frutal (fruta exótica, de hueso, bayas rojas, negras o fruta pasificada), vegetal (hierba fresca, pimiento verde, espárrago), especiado (canela, vainilla, pimienta, clavo, regaliz o nuez moscada), balsámicos (eucalipto, madera de cedro que coloquialmente llamamos "caja de puros", resina), tostados (pan, café, cacao), animales (cuero, pero también sudor u orín de caballo o gato en caso de defectos) y químicos (barniz, disolvente, laca de uñas). Hazte preguntas del tipo ¿es algo que te comerías? ¿Te recuerda a algo cotidiano? ¿en qué familia lo englobarías? No se trata sólo de saber si te gusta, sino de poder describir el aroma.

 

4. FATIGA: TRUCO DE LA MANO.

El reconocimiento de un aroma se produce en torno a los 10 segundos. Después de este tiempo se produce una adaptación acompañada de una pérdida de sensibilidad, lo que se conoce como fatiga del sentido olfativo. Por esto mismo es muy importante no dedicarle demasiado tiempo a cada aroma, sino descansar la nariz cada vez. Para ello existe un truco muy recurrido entre sommeliers, que es tratar de volver a un aroma cotidiano y neutro. En realidad, neutro para cada persona. Se trata de olerse la mano o el antebrazo, sin perfumes, pues nos resulta tan familiar que es como empezar de cero. No significa que una vez hecho esto nuestro olfato se reinicie completamente, pero ayudará mucho a la recuperación de nuestra capacidad olfativa.

 

5. TEST DE LAS FRUTAS - RUEDA DE AROMAS.

Un buen comienzo es este sencillo ejercicio con frutas cotidianas. Corta varias frutas que conozcas, como el limón, las fresas, la manzana o la piña y colócalas por separado en varias copas. Tapa las copas con papel de aluminio para evitar que puedas ver el interior y agujerea la superficie para poder oler. Practicar con aromas cotidianos es una gran ayuda, pues no siempre somos capaces de reconocer algo que hemos probado mil veces. También te puedes ayudar de la Rueda de aromas que creó Ann Noble en 1987 que aglutina las familias aromáticas. 

 

Si no dispones en casa de un kit de aromas o prefieres contar con la ayuda de un experto, pide cita en nuestras bodegas y aprende a catar con nuestros vinos. Disfruta y aprende en nuestros cursos de cata haciendo click aquí.

***CURIOSIDAD:

La memoria será nuestra principal aliada en el entrenamiento de nuestro olfato, como le pasó a Proust: En la novela "En busca del tiempo perdido", de Marcel Proust, el narrador rememora su infancia al comer una magdalena. El aroma, la textura y el sabor le recuerdan a su niñez por ser aquella la única vez que lo había sentido. La famosa magdalena de Proust pasaría a la historia como el símbolo del poder evocador de los sentidos.

 Los seres humanos podemos identificar más de un billón de aromas, pero dependerá de nuestro ejercicio consciente para que la memoria los almacene y puedan servirnos en la siguiente cata. Por eso siempre escuchamos: "cuanta más práctica, mejores catas".

Es tal la importancia de la memoria que en diversas catas hemos podido escuchar a gente decir que un vino le recuerda a casa de un familiar, a las vacaciones, al colegio o a su infancia. Recurrir a un momento como recuerdo olfativo es muy común y sucede porque el aroma que sentimos en aquel momento era el mismo o parecido al que nos encontramos ahora, todo dependerá de la intensidad o la consciencia. Que el tempranillo de los vinos de Rioja recuerde a la escuela de alguien tiene sentido: tal vez en el comienzo del curso escolar uno camine hacia el colegio por una calle o un parque donde se hayan caído varias moras, que maduran aproximadamente en septiembre, y al pisarlas huelan a lo que huele la variedad del tempranillo. El recuerdo es conocimiento; la memoria, nuestra herramienta. 



La Cata del Barrio de la Estación

cata_estacion_sabado_high191-830x552

La 3ª edición de la Cata del Barrio de la Estación ya está en marcha y se celebrará el próximo 16 de junio en Haro.

"Un viaje único a la cuna del vino de Rioja."

El barrio de Haro, que cuenta con la mayor concentración de bodegas centenarias del planeta, albergará la 3ª y más ambiciosa edición del mayor evento enológico del país. Con la mira puesta en la calidad y el disfrute de los asistentes, las 7 bodegas que representan el evento (López Heredia-Viña Tondonia, CVNE, Gómez Gruzado, Muga, Bodegas Bilbaínas-Viña Pomal, La Rioja Alta S.A. y Bodegas Roda) sacarán de sus botelleros 14 vinos premium (dos por cada bodega) con los que deleitarán a los asistentes. La cita cuenta con el vino como protagonista, pero esta vez viene acompañado de dos nombres con estrella Michelin: Paniego y Echapresto. Los laureados cocineros Francis Paniego y los hermanos Echapresto, de Echaurren y Venta Moncalvillo respectivamente, aportarán 7 suculentos platos para maridar los vinos con bocados de auténtico placer. La interpretación de la cocina tradicional riojana al servicio de los cocineros más en forma para un día de verdadero disfrute sensorial. El postre viene a cargo del gran experto chocolatero, Juan Ángel Rodrigálvarez, para cerrar el maridaje con un broche delicioso.

La Cata del Barrio de la Estación 2018 entra en su edición más gourmet para concentrar en un día vinos de las bodegas que dieron nombre al Rioja y la gastronomía más selecta y sabrosa del momento. Con la entrada se otorgará a cada asistente una copa Riedel escogida exclusivamente para el evento con la intención de poder disfrutar al máximo de cada vino. Todo está pensado, incluido un aforo menor que otros años, para la diversión y el recreo de los sentidos. Vinos de renombre internacional, gastronomía de primera linea y música en directo harán del 16 de junio un día de celebración degustativa.

Sincronicemos nuestros relojes. El tren ya comienza su andadura, las entradas son limitadas y codiciadas por su apuesta hacia la calidad. No te quedes sin la tuya, consíguela aquí.


Una recomendación literaria llena de gastronomía.

IMG_20180416_114328_745

El próximo 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro y tenemos algo muy interesante que recomendarte.

Un libro, una fecha y un evento que no nos querríamos perder por nada del mundo. Con motivo del Día Internacional del Libro presentaremos la que es nuestra recomendación literaria: MEDIA VIDA, de Care Santos. El encuentro con la escritora ganadora del Premio Nadal 2017 tendrá lugar el próximo 19 de abril en la cafetería Tizona de Logroño, donde se degustarán los platos que se nombran en la novela cocinados por un grupo de integrantes de la ONCE bajo el proyecto "Cocinar a ciegas", liderado por Ángel Palacios.

La novela de Care Santos gira en torno a la idea del perdón con la amistad y la introspección como elementos fundamentales. Un grupo de mujeres con una infancia común pero perspectivas diferentes se reúne para cenar en un momento crucial para todas y que revelará conversaciones verdaderamente profundas. Una lectura amena, emocionante, de aparente facilidad que con muchísimo cariño teje la autora para nuestro disfrute. La comprensión de los cambios, la aceptación de nuestro pasado y la empatía jugarán papeles tan importantes como frágiles y nos permitirá ponernos en el lugar de personajes a primera vista distantes de nosotros mismos. 

El evento se propone interesante a nivel culinario, divertido en su planteamiento e inclusivo en cuanto al colectivo. Disfrutar de la gastronomía está al alcance de todos, así como la cultura en compañía. Durante la mañana del día 19 de abril cocinarán "a ciegas" los suculentos platos que la novela propone. Al mediodía podremos degustar dichos manjares junto a la oportunidad de charlar con la premiada autora y probar también el vino que sirve para romper el hielo en las conversaciones entre los personajes de la novela. Care Santos tiene un especial cariño por un vino blanco de Rioja: Monopole. Se trata de un vino blanco seco que lleva elaborándose más de 100 años por la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE) y su nombre va asociado a una leyenda de la gastronomía.

Monopole es un vino blanco que se obtiene de una sola variedad de uva: viura. En 1915 nace la que sería la primera marca de vino blanco seco de España y por eso decidieron nombrarlo como el monopolio de este estilo de vinos. Tras 103 años, Monopole sigue aportando frescura, recuerdo a frutas blancas y trago agradable para combinarse con la riquísima gastronomía riojana. Su maridaje con los productos típicos de la tierra es incomparable y desde su comienzo se emparentó con aquellos brillantes vinos blancos alemanes, por lo cual se optó por embotellarlo en la conocida botella Rhin. Monopole es leyenda viva de los vinos de Rioja y Care Santos rinde su personal homenaje a la marca con el mismo mimo con el que lo elaboramos desde CVNE.

Porque la cultura literaria, gastronómica e inclusiva no están tan lejos, ven a disfrutar de este evento sorprendente con nosotros.

Consigue tu botella de Monopole aquí.

 


Page 4 of 33

You are here: Inicio