¿Rosado o clarete? Lo explicamos.

Rosado_terraza_low_Cortada

Por fin una respuesta que despeja las dudas.

Hay dos técnicas diferentes que nos permiten diferenciar entre dos vinos distintos: rosados y claretes. La duda popular nace del nombre francés de "claret" que se ha visto derivado en lo que hoy muchos conoce como "clarete", pero ¿es ese su único significado?

Hoy veremos esta duda solventada. Empezamos con una definición básica de cada vino.

 

¿Qué son los vinos rosados?

Llamamos rosado al vino para el cual utilizamos, generalmente, una sola variedad de uva (tinta) y en cuya fermentación alcohólica no utilizamos las partes sólidas de la uva: hollejos y pepita.

Estos vinos pueden elaborarse por dos métodos: por sangrado o prensado directo.


En el segundo caso, el prensado directo es el que se produce a la entrada de la uva en bodega y se obtiene algo de color por el propio prensado, pues el hollejo de la uva tinta cede parte de su pigmentación al mosto. Sin embargo, para obtener un rosado de mayor calidad es más aconsejable el método del sangrado. En este proceso las uvas ya despalilladas pasan a un depósito en el que maceran unas horas y los hollejos, así como las pepitas, se separan naturalmente dejando el mosto en la parte inferior, ya que es más denso. Esta maceración no sólo aporta color rosáceo, sino que mantiene unos precursores aromáticos que otorgan al vino mayor perfume frutal.

Lo que se conoce como "sangrado", para que nadie se asuste, es la operación que consiste en abrir el depósito desde abajo y permitir que el mosto, que ya ha adquirido ese color característico, salga por gravedad. Es el caso del Cune Rosado, un vino elaborado con un 100% de tempranillo y macera entre 12 y 24 horas dependiendo de la añada.

 

¿Qué son los claretes?

Es curiosa la confusión que afecta a muchos con respecto a este término. La palabra "claret" originalmente proviene del francés, donde hace muchísimos años se plantaba y cosechaba la uva tinta y la blanca a la vez y se fermentaba todo junto. Esa palabra derivó en nuestro país a lo que más se parecía, "clarete", que además coincidía con que esos vinos eran algo más claros que los tintos al uso. Por esta coincidencia y por la adaptación tradicional de cada región, en varias localidades riojanas se comenzó a hacer un vino con diversas variedades, blanca y tinta, que tenía un color muy suave y delicado. Para la obtención de tales caldos se hacía uso de toda la uva, incluyendo las partes sólidas como los hollejos. Esta es la verdadera diferencia técnica frente a los rosados: el uso de las partes sólidas en la fermentación.

Aunque sea difícil desterrar completamente el equívoco, ahora nos queda claro cual es la diferencia para poder evocarlo en alguna conversación sobre vinos. También se conoce a estos claretes como rosados provenzales, aunque se han elaborado tradicionalmente en pueblos de La Rioja como San Asensio, Hormilla o Cordovín.

 

*Una curiosidad:

No todos los vinos rosados tienen ese potente color ni todos los claretes han de ser tan pálidos. El ejemplo perfecto es el Viña Real Rosado, que cuenta con 75% viura (blanca), 15% tempranillo (tinta) y 10% garnacha (tinta), pero que no fermenta junto a los hollejos y por lo tanto sigue siendo un rosado y no un clarete.

¿Quieres probar el Cune Rosado? Fruta, frescura y atractivo color. Haz click aquí.

¿Quieres probar el Viña Real Rosado? Delicadeza, finura y elegancia. Haz click aquí.

cune-rosado.jpgvina-real-rosado.jpg

Add comment


Security code
Refresh

Add comment


Security code
Refresh

You are here: Living CVNE Living CVNE ¿Rosado o clarete? Lo explicamos.