CVNE apuesta por I+D

CVNE ha desarrollado durante el periodo 2018-2020 un proyecto de I+D titulado “CARACTERIZACIÓN Y SELECCIÓN DE MICROBIOTA PROPIA PARA VINOS LONGEVOS DE GUARDA”.

El objetivo principal del proyecto es promover la tipicidad de los vinos tintos de guarda longevos de CVNE a través de la explotación del patrimonio biológico característico y único disponible en sus calados de crianza de vinos.

El principal resultado del proyecto es la generación de conocimiento científico-técnico sobre aquellos aspectos ambientales, a nivel de microbiota con capacidad higienizante o de control de otros organismos indeseables, que influyen de manera específica en la crianza de vinos tintos longevos en los calados de CVNE situados en la bodega de Haro.

La principal aplicación de los resultados del proyecto va a ser la colonización inducida de algunos calados de la bodega de CVNE en Haro que han tenido que ser limpiados por problemas de humedad y proliferación de microbiota no deseada. La principal ventaja para el usuario de ese conocimiento, que va a ser CVNE, es la aplicación de ese conocimiento para la parametrización y monitorización de aspectos ambientales que hasta la fecha ocurren de manera natural sin control. De manera paralela, se va a generar conocimiento que va a permitir un mejor control preventivo de compuestos contaminantes como la ocratoxina A, TCAs o Brett en dichos calados.

 

Dicho proyecto ha recibido apoyo financiero por parte del CDTI y de ADER, contando con financiación de Fondos FEDER:

 

logo-vector-cdti-minecologo-ader

feder-2014-2020

 

 

 

5 consejos para comenzar bien el año.

picnic vina real 10 high retocada recortada

 

Empezar 2019 con buen pie es cuestión de actitud y aquí te traemos unos sencillos consejos con los que hacer de este comienzo un éxito.

 

1. Objetivos realistas.

No dudes a la hora de plantearte objetivos: elige aquellos que de verdad deseas y selecciona aquellos que consideres posibles de realizar. Soñar despierto puede ser divertido, pero si se trata de ser exitoso hay que conocer las limitaciones de uno mismo y esforzarse de verdad por lo que se puede hacer. No te rindas hasta cumplirlo, tú mismo has analizado que se trata de un objetivo a tu alcance.

2. Valora lo positivo del pasado.

Comenzar un año es mirar hacia el futuro con esperanza, pero ayuda enormemente volver la vista atrás por un momento y revisar aquellos momentos y acciones que te han hecho sentir bien. Valorar esos detalles y tratar de repetir lo que ha sido positivo te hará sentir bien y lleno de confianza. Las cosas buenas deben ser tradición.

3. Escribe y publica tus objetivos.

Una vez pensados y analizados, escribe tus deseos en algún lugar donde puedas volver para anotar y tachar cuando los cumplas. Esto ayudará a tu autoestima y verás que los propósitos alcanzan su objetivo si no te das por vencido. Publicar esta lista en alguna red social o en un grupo de amistades te hará consciente de que si dejas de lado un objetivo habrá quien te lo recuerde, pero además puede que descubras que un amigo pretende conseguir lo mismo y os podéis motivar mutuamente. No te guardes todos tus deseos, deja que te ayuden y siéntete parte de una comunidad.

4. No olvides el altruismo.

Aunque se trata de tus deseos, es recomendable que entre ellos haya una intención bondadosa con otras personas. Las obras en las que ayudamos a otros nos hacen sentir especialmente bien, sobre todo si la recompensa emocional tiene que ver con nuestros objetivos. Reúne objetivos que te motiven y asegúrate de que al menos uno sea altruista. Ayudarse a uno mismo también es fundamental para ayudar a otros, por lo que todos los objetivos son determinantes para el éxito del comienzo de año.

5. Celebra con los tuyos.

No estás solo, nunca lo estamos. Celebra siempre que veas un objetivo cumplido, una fecha señalada, una buena noticia, etc. No expresamos nuestro amor y nuestra amistad tanto como deberíamos y juntarnos para desconectar del trabajo o las obligaciones debería ser obligatorio. Brinda con tus familiares cuando tengas ocasión, descorcha una botella de vino para conversar con esas personas a las que quieres, sal a tomar unos vinos para refrescar la mente. Todas las celebraciones son pocas si nos estamos esforzando por sentirnos mejor. Nunca veremos un estudio que diga que disfrutar entre seres queridos es negativo, sino lo contrario. Un vino y unas risas pueden salvar hasta los momentos más grises.

Analiza, valora, publica, ayuda y celebra. Haz de tu vida un brindis.

 

Para cumplir objetivos, actitud. Para las celebraciones, CVNE.

 

 

 

 

 

 

 

 


Condiciones Sorteo CVNE Navidad 2018

dsc_0056 retocada sin aadas

Las condiciones para el sorteo son las siguientes:

 


PARA PARTICIPAR:

- 1 - Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/bodega.cvne/

- 2 - Comenta respondiendo a la pregunta: ¿Con quién brindarás estas Navidades? (Etiqueta como mínimo a 3 personas)

- 3 - Dale a "Me gusta" y comparte la publicación en tu biografía.

- Puedes participar desde el día 10 de diciembre al 17 de diciembre (23:59), ambos incluídos,.

 

 

CONDICIONES DEL SORTEO:

- Se sorteará una cesta compuesta por 6 botellas de CVNE (3 botellas Cune Crianza Edición Navidad y 3 botellas Cune Reserva) entre todos los participantes.

- El sorteo incluye el envío de la cesta a Península Ibérica y Baleares. En caso de ser otro destino el ganador del sorteo correrá con los gastos del envío.

- Bases del mismo en #EasyPromos: http://bit.ly/FBsorteo

¿En qué copa se sirve cada vino?

dsc_1006

Aunque sobre gustos no hay nada escrito, reza el refrán, la copa que utilicemos sí hará variar la experiencia del vino que probemos.

 

"Cada copa, su momento."


Más allá del tipo de vino que degustemos, la estructura y el material de nuestra copa condicionará su sabor. Por eso es importante que la copa sea siempre de cristal o vidrio fino y transparente, para poder apreciar el color de la mejor manera posible. Cuanta mayor calidad en el recipiente, mejor, dicen los expertos, pero ¿hace falta gastarse un dineral en copas aunque no seamos expertos? Se trata de una decisión personal, pero la mayoría de los expertos recomiendan que las copas vayan acorde al vino y la situación, igual que la cubertería o la vajilla suele mejorar según mejoramos la calidad del restaurante.

Además del material, la estructura de nuestra copa influirá considerablemente. Aquí entra en juego el tipo de vino que vamos a probar: cada vino necesita su copa para poder sacarle el máximo partido.

La razón de una afirmación con la que pocos podrían diferir es el modo en que se evapora el etanol (contenido alcohólico) en cada copa. Los vasos abiertos o copas de cocktail han demostrado evaporar esta sustancia de manera irregular, lo que no permite distinguir los aromas correctamente. Debido a estudios como éste, se opta siempre por una copa de boca circular con la base más ancha que la boca. Pero eso no es todo: blancos, tintos, espumosos y demás vinos requieren de formas levemente diferentes. ¿Todos notaremos la diferencia? El caso es que los fabricantes y críticos coinciden en que los aromas frutales y la redondez de muchos vinos dependen del recipiente, así como del conocimiento del catador. Así, podemos afirmar que aun sin ser un experto, conviene adecuar la copa al vino dentro de las posibilidades.

 

¿Qué vino va en qué copa?

Lo primero es recordar que no debemos llenar la copa nunca más de la mitad, aunque se recomienda usar sólo una cuarta parte. De este modo podremos imprimir un leve movimiento rotativo para oxigenar el vino y favorecer la percepción de los aromas volátiles.

El vino blanco, por lo general, suele servirse en copa de tipo tulipa. Más alargada y esbelta, es propicia para la acidez y esos toques frutales que suelen encontrarse en estos vinos cuando se trata de blancos jóvenes y de cuerpo ligero. Para blancos envejecidos y de mayor complejidad debemos optar por una copa de forma más curvada, como la copa de tintos.

Pero los tintos también sufren distinción si son vinos más jóvenes, frescos y frutales o si por el contrario son vinos más ricos en matices por el paso del tiempo y su crianza en barrica. Para los primeros, tintos más ligeros, optaremos por la copa tipo Burdeos. Se parece a la de blanco joven, es alta y con forma de uva (elíptica) para favorecer la frescura de la fruta y el carácter herbal de vinos finos. Por su parte, los vinos más carnosos y envejecidos por más tiempo en madera son caracterizados por aromas terciarios. Si bien los aromas primarios provienen de la uva y de la fermentación (todos los vinos poseen estos aromas), en el caso de vinos más añejos también cuentan con aromas provenientes de la madera y su micro respiración a través de la misma. Incluso en su estancia en botella esos aromas se ven modificados, es aquí cuando hablamos de vinos con bouquet. Es decir, con esa complejidad derivada de varios factores que aportan aromas sólo posibles bajo el paso del tiempo. Pues bien, aquí necesitamos una copa más ancha (tipo Borgoña), con mayor recorrido para ese movimiento circular y con la boca más cerrada en comparación para que permanezcan todos esos aromas (bouquet significa literalmente "ramo de flores") y nuestra nariz sea capaz de atraparlos.

Para vinos espumosos conviene una copa especial, pues ya no sólo tenemos en cuenta aromas y color, sino también la burbuja. Al servir una copa de espumoso debemos fijarnos en que la burbuja crece y sube por el cristal de la copa. Si utilizásemos una copa de tinto habría tanta superficie que la burbuja se extinguiría rápidamente. Con la copa tipo flauta hacemos esto posible, además de comprobar el tamaño de la burbuja.

También hay copas para vinos dulces y copas especiales propias de la cultura de cada región. Cada uno es libre de elegir lo que más le atraiga, pero si queremos sacarle el máximo partido a un vino deberemos aliarnos con una gran compañera: la copa adecuada.

 

¿Ya tienes tus copas? Ahora consigue los vinos en nuestra tienda online.

 

 

 

Trucos sencillos para cenas con amigos

_img7379

Se acaba el verano y llega el momento de refugiarse en el interior.

Todo se vuelve más acogedor cuando planeamos una cena entre amigos en un salón bien decorado, con unos bocados preparados con esmero y descorchando un buen vino que guste a todos.

Hoy mostramos unos sencillos trucos con los que ser el anfitrión perfecto en estas cenas que tanto nos gusta preparar al final del verano.

Parece que se avecina una bajada de temperatura, pero aún tenemos la energía estival con la que nos animamos a juntarnos. Y no hay mejor excusa para disfrutar de la compañía que la de preparar algo rico y sorprender a los invitados con detalles de esos que, aunque sencillos, hacen brillar este tipo de encuentros.

Decoración, ingredientes sorpresa y un buen vino. Tres simples cosas serán suficientes para un éxito asegurado.

 

1. Decoración.

No hace falta remodelar la casa ni pintar el salón para ofrecer una imagen novedosa y agradable. Recomendamos fijar nuestra atención en detalles que sean tanto estéticos como funcionales. Unas servilletas dobladas cuidadosamente pueden alegrar la mesa haciendo de ellas un bonito centro del que ir usando las servilletas según se necesiten. Si la vajilla es bonita y original, los ojos de nuestros invitados creerán estar en un lugar especial y saborearán los platos con una actitud más positiva. También elegir una iluminación indirecta, con diferentes puntos de luz y con bombillas de tonos cálidos harán de la estancia un espacio más apacible donde todos se sentirán dispuestos a charlar y pasar un buen rato.

 

2. Ingredientes sorpresa.

Añade a tus platos estrella esas pinceladas de frescura. Si sueles preparar guacamole para picoteo, puedes añadir una mínima salsa picante o un extra de cilantro para refrescar la sensación grasa del aguacate. Las carnes pueden macerar unas horas antes con especias y conseguir ricos aromas al hacerlas a la brasa. También los pescados pueden gozar de un aire novedoso si los hacemos en formatos menos comunes: tartar de atún con semillas de sésamo, bacalao desmigado en ensalada o salmón marinado en eneldo, limón y mostaza son ideas que siempre funcionan.

 

3. Un buen vino.

No hace falta ser somelier ni gastarse un pastón en una botella para que todos queden contentos. El mejor vino es el que se disfruta en compañía. Hay vinos para ocasiones y personas muy singulares, pero también hay vinos para todos los bolsillos que cualquier paladar admitiría como un trago rico, redondo y suave. Llamamos a esos vinos "el perfecto regalo", pues si se lo compramos a alguien no iniciado nos dirá que es delicioso, mientras que si lo recibe un experto nos comentará detalles muy interesantes del vino mientras nos dice que está delicioso. Damos tres opciones para que puedas elegir (o tal vez combinar). Con estos vinos el triunfo está asegurado.

Cune Reserva: la mejor relación calidad precio, tinto de fruta muy madura y un toque de madera. Paladar muy sedoso y trago fácil. Consíguelo aquí.

Imperial Reserva: una delicia para momentos de celebración. Un clásico de Rioja que alaban expertos y modernos. Selección manual, producción muy reducida y sabores intensos de frutos del bosque y regaliz. La elegancia hecha vino. Consíguelo aquí.

Viña Real Blanco Fermentado en Barrica: delicadeza de frutas blancas, ligeros toques florales y un cuerpo medio para refrescar cualquier bocado. Paladar suave, fresco y elegante perfecto para quesos y pescados. Consíguelo aquí.

 

 

 


Página 1 de 16

You are here: Vivir CVNE