Despliegue de colores en Rioja

 

colores de rioja

Llega ese momento esperado por todos en Rioja. Los meses en que cada día aporta colores diferentes.

La belleza del otoño es compartida por todos los paisajes naturales, pero en Rioja adquiere un papel mucho más romántico debido a la conexión entre la vendimia y los colores que va tomando el viñedo según cambiamos de estación.

Ya desde septiembre podemos ver un viñedo completamente verde que empieza a brillar con detalles amarillentos, durante el mes de octubre los dorados y cobrizos van tomando protagonismo y al llegar noviembre aparecen los naranjas, rojos y hasta púrpuras que hacen las delicias que los fotógrafos, ya sean profesionales o aficionados. Toda persona que pasea por los viñedos en esta fecha no puede evitar parar y asombrarse por la variedad y belleza de esta época que derrama tanto color en una tierra dominada por las viñas.

Los colores son variados y cada día ofrece sorpresas. Esto se debe a que cada variedad de uva tiene un ciclo diferente, además de que cada suelo y cada microclima hace evolucionar la hoja en distintos ritmos. Las variedades más tempranas convertirán las hojas del verde jovial al violeta de su madurez con unos días de anticipo frente a esas variedades un poco más tardías, lo que hará que los campos luzcan cambiantes y atractivos durante meses. Si pudieramos grabar el viñedo durante un gran periodo de tiempo (un time lapse que tan de moda está) podríamos apreciar un oleaje de colores para maravillar los ojos de cualquiera.

Los habitantes de esta región están de suerte estos días y tienen el privilegio de poder divisar semejante estampa cada año, pero ¿y tú? ¿Ya has experimentado los preciosos paisajes riojanos en otoño? Ven y conoce de primera mano cómo se vendimia y elabora el vino que tanto te gusta y disfruta de estos colores en el mejor momento. Haz click aquí y reserva una visita. No te arrepentirás.

 

Trucos sencillos para cenas con amigos

_img7379

Se acaba el verano y llega el momento de refugiarse en el interior.

Todo se vuelve más acogedor cuando planeamos una cena entre amigos en un salón bien decorado, con unos bocados preparados con esmero y descorchando un buen vino que guste a todos.

Hoy mostramos unos sencillos trucos con los que ser el anfitrión perfecto en estas cenas que tanto nos gusta preparar al final del verano.

Parece que se avecina una bajada de temperatura, pero aún tenemos la energía estival con la que nos animamos a juntarnos. Y no hay mejor excusa para disfrutar de la compañía que la de preparar algo rico y sorprender a los invitados con detalles de esos que, aunque sencillos, hacen brillar este tipo de encuentros.

Decoración, ingredientes sorpresa y un buen vino. Tres simples cosas serán suficientes para un éxito asegurado.

 

1. Decoración.

No hace falta remodelar la casa ni pintar el salón para ofrecer una imagen novedosa y agradable. Recomendamos fijar nuestra atención en detalles que sean tanto estéticos como funcionales. Unas servilletas dobladas cuidadosamente pueden alegrar la mesa haciendo de ellas un bonito centro del que ir usando las servilletas según se necesiten. Si la vajilla es bonita y original, los ojos de nuestros invitados creerán estar en un lugar especial y saborearán los platos con una actitud más positiva. También elegir una iluminación indirecta, con diferentes puntos de luz y con bombillas de tonos cálidos harán de la estancia un espacio más apacible donde todos se sentirán dispuestos a charlar y pasar un buen rato.

 

2. Ingredientes sorpresa.

Añade a tus platos estrella esas pinceladas de frescura. Si sueles preparar guacamole para picoteo, puedes añadir una mínima salsa picante o un extra de cilantro para refrescar la sensación grasa del aguacate. Las carnes pueden macerar unas horas antes con especias y conseguir ricos aromas al hacerlas a la brasa. También los pescados pueden gozar de un aire novedoso si los hacemos en formatos menos comunes: tartar de atún con semillas de sésamo, bacalao desmigado en ensalada o salmón marinado en eneldo, limón y mostaza son ideas que siempre funcionan.

 

3. Un buen vino.

No hace falta ser somelier ni gastarse un pastón en una botella para que todos queden contentos. El mejor vino es el que se disfruta en compañía. Hay vinos para ocasiones y personas muy singulares, pero también hay vinos para todos los bolsillos que cualquier paladar admitiría como un trago rico, redondo y suave. Llamamos a esos vinos "el perfecto regalo", pues si se lo compramos a alguien no iniciado nos dirá que es delicioso, mientras que si lo recibe un experto nos comentará detalles muy interesantes del vino mientras nos dice que está delicioso. Damos tres opciones para que puedas elegir (o tal vez combinar). Con estos vinos el triunfo está asegurado.

Cune Reserva: la mejor relación calidad precio, tinto de fruta muy madura y un toque de madera. Paladar muy sedoso y trago fácil. Consíguelo aquí.

Imperial Reserva: una delicia para momentos de celebración. Un clásico de Rioja que alaban expertos y modernos. Selección manual, producción muy reducida y sabores intensos de frutos del bosque y regaliz. La elegancia hecha vino. Consíguelo aquí.

Viña Real Blanco Fermentado en Barrica: delicadeza de frutas blancas, ligeros toques florales y un cuerpo medio para refrescar cualquier bocado. Paladar suave, fresco y elegante perfecto para quesos y pescados. Consíguelo aquí.

 

 

 


Tipos de botella. ¿Afecta al vino?

tipos de botella 2 low

La influencia de la botella en el vino que contiene. Te explicamos las claves.

 

Vemos en el mercado diferentes botellas de diversos tamaños y colores. Nos preguntamos si eso afectará al vino que hay en su interior o sólo es cuestión de marketing. La historia de los tipos de botellas está plagada de leyendas y medias verdades, pero hoy aclaramos en qué influye que la botella sea de un tipo u otro a la hora de valorar un vino.

(Recuerda que puedes ver los tipos de botellas haciendo click en cada palabra subrayada.)

Las botellas más comunes, aunque hay un sinfín de variedades, son las conocidas como "bordelesa" y "borgoñona". La primera más recta y con hombros bien marcados; la segunda más redondeada y sin hombros. Pero también hay botellas de tipo "Rhin", "Jerezana", "Franconia" o de "Champagne o Cava", además de los tamaños que una misma botella de cualquier estilo tiene en función de su capacidad. Desde la botella "Benjamin" de 0,1875 l. hasta la "Melchizedec" de 30 l. el orden y sus nombres son los siguientes:

Benjamin - 0,1875 l.

Tres octavos - 0,375 l.

Estándar - 0,75 l.

Mágnum - 1,5 l.

Jeroboam - 3,0 l.

Rehoboam - 4,5 l.

Mathusalem - 6 l.

Salmanazar - 9 l.

Balthasar - 12 l.

Nabuchodonosor - 15 l.

Salomon - 18 l.

Souverain - 26,25 l.

Primat - 27 l.

Melchizedec - 30 l.

 

¿En qué influye el tamaño, el estilo y el color empleados?

Realmente el estilo de botella tiene más que ver con la tradición de una denominación de origen y con la estrategia del mismo vino en el mercado, ya que en poco influye que la botella sea bordelesa o borgoñona para que el vino sea de un tipo u otro.

En cuanto al color sí podemos hablar de un factor determinante, aunque no el más importante. Cuanto más oscura sea la botella menos luz dejará pasar, ya que la luz sí afecta al vino en su envejecimiento. Las botellas transparentes suelen dedicarse a vinos más jóvenes y blancos con el fin de que se observe el producto correctamente y sabiendo que no serán vinos de larga vida.

El tamaño también influye, sin embargo no debe ser el único detalle a tener en cuenta en la elección de un buen vino. Cuanto mayor es la botella, menor será la fluctuación de la temperatura interior si se somete a cambios climáticos. Las botellas deben permanecer en constantes condiciones de temperatura y humedad, pero es cierto que a mayor tamaño, más le costará cambiar. Además, debido a que el vino sigue respirando, su envejecimiento se verá ralentizado gracias a su mayor tamaño y mismo único punto de microventilación (el corcho).

Lo dicho hasta aquí son detalles que conviene saber, sin embargo la verdadera naturaleza de un buen vino se verá definida por la materia prima, el proceso cuidadoso de elaboración y el trabajo, tanto en campo como en laboratorio, de todo el equipo técnico que conoce el pasado y afronta el presente pensando en el futuro de sus vinos. Por eso en CVNE utilizamos diferentes botellas, pero sólo un concepto: la calidad.

Para diferenciar marcas y distintos territorios dentro de una denominación optamos por botellas de un estilo u otro. Dan diversidad, permiten distinguir subregiones dentro de Rioja y aportan ciertos detalles estéticos que ayudan al público a conocer nuestros vinos.

 

¿Qué botella te gusta más?


Descúbrelas todas aquí.

 

 

 

 


Ya llega la vendimia 2018

Ya estamos en la recta final para la vendimia 2018 en Rioja.

Ha sido un año complicado a nivel sanitario debido al clima que ha mantenido en jaque a los viticultores y técnicos de la zona. En CVNE estamos contentos de momento ya que los daños han sido insignificantes, muy localizados y sin problemas por lo que respecta a enfermedades. Como muchos otros, hemos sufrido heladas tardías en algunos viñedos y tormentas que, gracias al buen trabajo en campo, han afectado sólo de manera leve.

Puesto que viene una añada "como las de antes" respecto a fechas, hemos acentuado nuestras actuaciones de prevención en las viñas para evitar la temida botritis, enfermedad que se puede dar con temperaturas más bajas. Los tratamientos principales son deshojar y desnietar para conseguir un estado mucho más saludable en la viña. Los expertos se refieren a una añada "como las de antes" cuando las fechas se aproximan al final de septiembre y se dan durante el mes de octubre, ya que en décadas anteriores solía darse tradicionalmente en estas fechas.

Si todo va como hasta ahora, en CVNE prevemos una añada muy buena tanto en calidad como en cantidad, aunque debemos esperar a estos últimos días antes de comenzar, pues es el tiempo crucial en el que se decide gran parte del resultado final. Somos optimistas y estamos contentos con el trabajo realizado hasta ahora, lo que augura una buena vendimia. Sin embargo, parte del viñedo sigue enverando (más info sobre el envero) y será determinante la climatología que tengamos este mes de septiembre para llegar a una buena maduración.

Estemos atentos al clima y a los vinos que lleguen este año tan especial.

Puedes ver las últimas añadas aquí.

 

 


Monopole, uno de los mejores de Rioja

monopole 2017 ig

Numerosos artículos mencionan Monopole como uno de los mejores blancos de Rioja, pero ¿conoces la historia que se oculta tras un vino tan especial?

En 1915 se creó la marca Monopole, convirtiéndose en la primera marca de vino blanco seco del país. Al considerarse tal, dicidieron que el nombre debía ser el monopolio de tales vinos, y así fue. Desde entonces la composición de este vino ha permanecido inalterable, siendo fiel a los valores locales y tradicionales de la viticultura riojana. La variedad con la que se elabora es Viura en su totalidad y aporta esos sabores florales y frutales muy suaves de manzana, pera y piña. La ausencia de azúcares permite que el vino sea fácilmente maridable con la mayoría de los platos propios de la tierra, como las exquisitas verduras de La Rioja, las alubias pochas o incluso con pescados y mariscos.

Fresco, jóven y ligero, Monopole cumple con los paladares de la mayoría de gustos tanto en verano como en invierno, aunque con la llegada de las altas temperaturas es un vino que apetece y convence. Su suave entrada en boca y su facilidad para el trago largo lo convierte en un vino versátil con el carácter tradicional de una tierra con nombre de vino.

La prensa española ya lo advirtió en el artículo publicado en ABC y la prestigiosa revista Wine Spectator también lo señaló como un verdadero valor y uno de los mejores vinos blancos de la denominación de origen calificada. Un lujo poder contar con un vino tan rico y tan accesible. Un verdadero placer para el paladar.

Con tanta historia y con tan buen sabor, uno no pide un blanco, pide un MONOPOLE.

Consíguelo aquí.

 

 


Página 1 de 27

You are here: Vivir CVNE Vivir CVNE