CVNE consigue la Q de calidad

Nave Eiffel

CVNE se convierte una vez más en pionera del sector, esta vez en materia de calidad y turismo. Y es que la centenaria bodega de Haro ha conseguido la Q de calidad turística, convirtiéndose en la primera bodega centenaria de La Rioja en contar con este reconocimiento.

Prestigio, diferenciación, fiabilidad, rigurosidad y promoción son las cualidades que distinguen a los lugares que lucen este sello, y de las que la bodega de CVNE es una abanderada. De esta forma, continúa con su apuesta por acercar el mundo del vino a la sociedad y potenciar la denominación Rioja en todo el mundo.

La Q de Calidad Turística es la marca que representa la calidad en el sector turístico español, y para conseguirla, CVNE ha tenido que pasar estrictas auditorías que aseguran que su prestación de servicio es garantía de calidad, seguridad y profesionalidad, con el objetivo de asegurar a los clientes la mejor experiencia turística posible. Estas auditorías han puesto a prueba la seguridad, accesibilidad, señalización y gestión medioambiental de las instalaciones, así como la atención, información y comunicación que se da con los usuarios de la bodega. El Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) es el responsable de certificar, administrar y velar por el correcto uso de la Marca “Q”.

Actualmente tan solo 18 bodegas cuentan con la Q de calidad, un reconocimiento más asequible para las instalaciones más modernas. De ahí, que solo dos de estas bodegas sean centenarias, siendo CVNE la primera bodega centenaria en conseguir este premio en La Rioja.

La Q de calidad de CVNE se suma a las certificaciones ISO 9001, que reconoce la gestión de calidad, e ISO 14001, de gestión medioambiental, así como a la doble huella ambiental, que ayudará a la bodega a reducir su impacto medioambiental en un 10%.

Una bodega de 135 años
La bodega de Haro se funda en 1879, y hoy, 135 años después, CVNE ha conseguido mantener la esencia de la bodega en un espacio que ha denominado la Aldea del Vino, donde reside la semilla de la bodega y de CVNE en general. Está formada por la nave fundacional, la nave Real de Asúa, la nave Eiffel y un gran patio central que en su origen actuaba como centro neurálgico de la bodega.

La Nave fundacional es la nave más antigua de la bodega; su construcción data de 1879 y se caracteriza por un original sistema de iluminación y por ser el centro de recepción de visitas. Por su parte, la nave Real de Asúa funciona como una pequeña bodega autónoma, donde de manera artesanal se elabora en tinas gigantes de madera el vino Imperial, buque insignia de la bodega, que ha sido elegido Mejor vino del Mundo del año 2013, según la prestigiosa revista Wine Spectator. Por último, la nave Eiffel, construida por el estudio de Gustave Eiffel, destaca por su original fórmula de sujeción, completamente innovadora en la época que se creó, en 1890.

Además, la Aldea del Vino funciona como un centro dinámico de actividades en torno al vino. Aparte de visitas diarias para grupos, se celebran catas, ferias, exposiciones, actividades infantiles, etc. CVNE concibió este espacio como un lugar vivo, en constante cambio y evolución donde tienen lugar todo tipo de actividades para disfrute de visitantes y amantes del vino.

Las visitas a CVNE
La bodega está abierta al público todos los días del año, incluidos domingos y festivos -sólo permanece cerrada los días 24 y 25 de diciembre, y 1 y 6 de enero-. Se pueden concertar previamente las visitas a través del correo Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o el teléfono (+34) 941 304 809. La visita se puede realizar tanto en inglés como en castellano y tras recorrer las instalaciones, se realiza una cata de dos vinos de CVNE.

You are here: Vivir CVNE Vivir CVNE CVNE consigue la Q de calidad