Arquitectura y Golf

Golf & Wine

Muchos placeres van unidos a la cultura del vino. Maridar una copa de buen vino con un placer como el cine, la lectura o una buena conversación siempre ha sido la garantía perfecta de un gran momento. Y esos momentos son los más valiosos.

Las bodegas siempre han sido alimento de arquitectos que pensaron en lugares donde elaborar el mejor vino, envejecerlo en buenas condiciones o en los que aportar belleza como complemento. Pero nunca fue la arquitectura un simple ornamento, sino más bien una vía por la cual elevar el difrute a un nivel superior, por eso entrar en una bodega cuya estructura nos cuente una gran historia o nos infunda valor, atrevimiento y creatividad es siempre un placer añadido. El valor arquitectónico no sólo reposa en las edificaciones, sino también en aquellas estancias y espacios diseñados desde la medida y la utilidad, el decoro y la delicadeza. Por eso hay lugares que acogen una arquitectura sublime sin levantar casi unos centímetros del suelo, como un campo de golf pensado desde la misma belleza. 

La editorial Galobart publicó no hace mucho Golf & wine, un gran libro sobre golf y vino en el que se hablaba de esa belleza que reúnen los campos de golf y las nuevas estructuras de diferentes bodegas. La finura de un green que destaca sobre el resto del campo, la suave linea que traza la leve pendiente o el garbo y la gentileza con la que se golpea a la bola para que recorra exactamente los metros que se desea y en la dirección adecuada recuerdan enormemente a la profunda seguridad con la que se delimitan las lineas de una bodega como la de VIÑA REAL.

Seguridad, brío y delicadeza en un enclave único de Rioja Alavesa que alberga en su interior la técnica más depurada para alcanzar vinos de máxima calidad. Alzado circular simulando una antigua barrica de tamaño inmenso reposa sobre el cerro de la Mesa y consigue un efecto visual que deja a los visitantes con la boca abierta. Recubierta de madera, honesto hormigón de base en las columnas y acero inoxidable para la mayor pulcritud consiguen que Viña Real sea un icono de vanguardia y diseño en un entorno de paisaje asombroso. La tradición va en la técnica, pues la marca lleva elaborando sus vinos durante siglo y medio, pero lo mejor de cada tiempo hay que sumarlo a la historia personal de cada uno.

Recomendar un buen vino, compartir una mañana de golf o visitar una bodega en compañía siempre serán satisfacciones bienvenidas. Disfrutar de Viña Real y degustar algunos de sus vinos desde la misma bodega sí están al alcance de todos, haz tu reserva aquí.

En fechas como hoy, DÍA DEL PADRE, tener un detalle es imprescindible, te dejamos una gran idea con la que no fallarás, haz clic aquí.

 

You are here: Vivir CVNE Vivir CVNE Arquitectura y Golf